Crónica de un akelarre

descarga-2

Como me gusta el camino de vuelta a casa paseando y pensando con los tacones al hombro, empieza ya a forma parte del ritual del akelarre. Un día de estos tendré que mandar una carta de agradecimiento a la DGT por habernos obligado a dejar los coches en casa cuando salimos de cena y poder descubrir estas fantásticas caminatas a La Luz de la luna.

En el paseo de hoy rememoro la excelente cena digna de una reina, todavía segrego saliva cuando pienso en ella y las risas sentadas en la terraza de un bar producto de confesiones y desvarios propios de unas brujas en esencia pura.

Cuatro vinos, un rapito al horno con patatas panaderas, una tarta de queso con mermelada de arándanos  y dos gin tonic después (y aún me pregunto porque no adelgazo) puedo decir que la vida me ofrece una segunda oportunidad y que la acepto encantada.

images (4).jpg

Mis dos nuevas brujas para el akelarre encajan a la perfección con lo que busco en este momento de mi vida que no es más que comprensión y entendimiento y mira tú por donde que los dioses o el karma o quien coño se encargue lo ha hecho bien, al fin, alguien que escucha,comprende y entiende que la vida no es solo o blanco o negro sino que existe una amplía gama de colores y que cada cual es muy libre de pintar la suya del color que le venga en gana.

Anuncios

5 comentarios en “Crónica de un akelarre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s