Audio

Mi descuento: su mirada

                   
Todo el mundo anda loco con los chollazos del siglo, la gente sale de los comercios con una sonrisa pánfila en la cara mientras arrastran cajas hasta sus casas, a pie de contenedor azul (el de los cartones) se ven decenas de ellas que han contenido televisiones, tabletas, móviles y que ahora yacen tan vacías como las carteras de sus dueños.
Mientras la pelusa epiléptica que ladra se echa un pis en una caja que ha contenido una televisión curve de 50″ pienso en esa persona con el manual de instrucciones de 500 páginas preparado, tapado con la manta y tumbado en el sofá, deleitándose con el brazo estirado mando en mano y pulsando botones de manera compulsiva y me viene a la mente Marcial y sus reflexiones y comienzo a divagar que es mejor, si tener cosas materiales o sentimientos y sensaciones, acabo mi viaje en Babia pensando sobre qué me apetecería mogollón tener o hacer, que me pondría esa sonrisa pánfila en la cara reflejo de  la felicidad,  el tipo de la tv tardará en volver a frustrarse lo que tarden en  sacar un tv más grande así que optó por lo inmaterial, por un descuento sobre el tiempo, me compro un 20% de una hora para desdicármelo a mi. 

Un 20% de 60 minutos que dan como resultado 8 minutazos que, como son míos, los dedico a lo que más me gusta, a lo prohibido, a pensar en él:

4 minutos a escuchar esa canción que me pone los pelos de punta y que a pesar de que “es mía” no puedo escucharla sin acordarme de él: La quiero a morir.            

Los mismos 4 minutos a tomar una copa de vino a mi salud mientras dejó que mi mente piense en él,  y otro más  tratando de traer mi mente a la realidad mientras se agarra a su cuello como una loca.

30 segundos a sincerarme conmigo y reconocer que sigue enquistado en mi corazón. 

30 segundos a reconocer que le echo de menos cada día y que anhelo tomar un café con él. 

Los 2 minutos restantes son los minutos guarros, los que al pensar en ellos te producen una descarga en la columna vertebral, cada uno que ponga su fantasía con la persona/s que quiera, yo me quedo con una casa de piedra excavada en la falda de un monte remoto, con un buen fuego y como no, con él.

Cuidado con lo que deseáis, que a veces los sueños se cumplen! avisados estáis.

Anuncios

10 comentarios en “Mi descuento: su mirada

  1. Desgraciadamente con este ritmo y filosofia de vida que nos hacen tener, terminaremos comprando nuestro propio tiempo. Aprovéchalo ahora que es gratis y cuéntanos qué es lo que haces con él como tú solo sabes.

    Llevaba mucho tiempo sin pasarme por aquí. Yo hoy compré mi parcela de minutos tope para leer y te elegí.
    Un beso gordo
    Gloan

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s