Las bolas

Todo está bien, todo lo bien que se puede estar cuando te das cuenta de que estamos a mitades de noviembre, a un paso de cambiar de año y la lista de objetivos sigue impoluta, ni una tachadura que marque la consecución de alguno de ellos, la parte positiva es que no tengo que hacer una nueva, tan solo corregir el año y listo, me ahorro el sentarme a pensar que quiero cambiar, que deseo añadir y que debo eliminar de mi vida, me ahorro el tener que bucear en esas profundidades que tanto me aburren.

                                      21529-papel-arrugado
Con lo  divertido que es reírse de uno mismo, satirizar las cosas cotidianas que pasan para que, lejos de hundirte en la miseria, te hagan reír, tal y como me ha pasado en mi última transformación kafkiana donde he pasado de ser una mujer a ser un sonajero viviente. No te creas que he perdido  la cabeza, sigue sobre los hombros sujeta por el cuello, ha sido daño colateral del puto bicho que me atacó hace unas semanas, lejos de tener que ocuparme únicamente de las toneladas de mocos o de tratar de seguir respirando en los ataques de tos también me toco descubrir que mi fontanería tenía fugas, con cada estornudo goteaba, con cada espasmo de tos goteaba, lo solucioné yendo con todo el dolor del mundo al super a por un paquete de tena lady, por dios!! si lo anuncia Concha Velasco que ya era mayor cuando yo no había nacido, sus anuncios son para gente mayor y yo todavía no lo soy! da igual, el caso es que las necesitaba.

Quizá haya llegado el momento de hacer caso a mi ginecólogo cuando me dice que haga los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, pero necesitaba una ayuda más rápida y quién mejor que San Googleator para solventar este pequeño problema de fontanería. En  5 minutos ya tenía la solución ante mis ojos en forma de bolas chinas. Tan sencillo como ponérselas durante unas horas al día durante un tiempo para ejercitar el suelo pélvico que se ha hundido, así que, sin apenas pensarlo me encontré alcahueteando en un sex shop, oye que tiendas tan curiosas, había productos que sigo sin  encontrarles utilidad, por más que miraba, tocaba y leía las instrucciones sigo siendo incapaz de decir como se podrían usar, después de un par de horas de darme cuenta lo inculta que soy en esta parafernalia compré unas bolas chinas monísima en tonos morados.

  
Las he estado observando durante unos días metidas en su caja hasta que al final me he decido a usarlas, y en contra de todo pronóstico no te vas muriendo de gusto a cada paso, sí que notas un “Ainssss que guay” pero sin más, mi mayor sorpresa ha sido el comprobar que tienen música, con cada paso que doy se emite un ligero sonido a cascabel apenas perceptible al oído humano pero no al canino, así que ahora mientras barro o paso el aspirador tengo a la pelusa epiléptica que ladra detrás mia esperando que le lance las bolas sonoras para ir a recogerlas.

Anuncios

18 comentarios en “Las bolas

  1. Me parto contigo tejas. Nunca pierdes el sentido del humor en tus entradas y eso lo agradecemos sobremanera. Lo importante es que el perro no se te lance ahí a por las bolas, no vayas a ser la segunda parte de “Sorpresa sorpresa, Ricky Martin y la mermelada”. Espero que de aquí a final de año puedas tachar algo, corazón. Besitos

    Le gusta a 1 persona

  2. Si tienen música, ni lo dudo, ¡ahora mismo voy a comprarme unas! Espero que haya modelos para hombres 😉
    Como siempre, un placer leerte, amiga. Ánimo, que a 2015 ya le va quedando muy poco, y no hagas listas de propósitos, que no suelen servir para mucho, sólo para agobiarnos.
    Un beso mega-sideral.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Enhorabuena por la adquisición!
    La experiencia de limpiar el polvo (sin doble sentido) con las bolas ¿es gratificante? Pues me imagino bailando zumba o algún que otro baile descoyuntado, ja,ja,ja
    Ten cuidado a ver si van a ser como los porros, adictivas, y te va pidiendo el cuerpo cosas más duras, quié icir, más cotundentes.
    Yo me apuntaré un deseo en mi lista:
    deseo que se cumpla al menos el 80% de lo que tú deseas.
    Supongo que eso te dará fuerza y ánimo para estar más a menudo con nosotros. Y que conste que es una idea egoísta por mi parte.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Albricias! De nuevo tejas rojas en el horizonte y esta vez con música incorporada o música in corpore. Nos tenías preocupados pero vemos que sigues siendo tú misma aunque sea con alguna gotera. Ahora sólo falta que tengas que hacer nueva lista por haber tachado toda la anterior. Un abrazo y y acias por ser

    Le gusta a 2 personas

  5. Hija, el suelo pélvico es una mierda, nadie habla nunca del maldito suelo ese. Yo haría un anuncio que en vez de decir eso de :”¿sufres las hemorroides en silencio?”, diría “¿sufres de suelo pélvico debilitado en silencio?”. Me voy a apañar unas bolas de esas ahora mismo, voy a tener el suelo pélvico más firme del planeta y voy a poder saltar a la comba. Ni que me hiciera falta saltar a la comba para nada, pero hija, es por puro orgullo.

    Me gusta

  6. ¡Qué buena decisión, tejas! Ya nos mantendrás al día del fortalecimiento del suelo pélvico, me interesa más que lo de la falla de san Andrés, y ya puestos dinos si refuerza una sonrisa burlona, me da que sí. Por cierto, anota en la lista: Mantener vivo el blog.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s