Sobredosis de realidad

  

Hale!!!!! con dios, con la virgen y con todos los santos….primer día de cole y no me sale otra manera de despedirme de los chicos, pero no soy tan cruel como para decírselo, solo lo pienso.

Admiro a las madres que les da pena que empiecen, yo que soy del club de las malas madres no veo el momento, es mas comienzo la cuenta atrás 10 días antes y cada mañana en el desayuno les voy diciendo..9 días..8 días…7 días…hasta que llega el ansiado y bendito día.

Cuando eran pequeños si me daba pena, ponerles esa mini mochila y esa maxi bata y llevarlos de la mano hasta la fila donde había lloros, gritos, risas, pero ahora que ya estoy inmersa en esta “bonita etapa” caracterizada por la guerra constante de las horas de vuelta a casa, el desmadre de horarios, de entradas de salidas…el inicio de las clases traen la bendita rutina.

Y mi primera mañana de inactividad en soledad la he dedicado a hacer algo que tenía pendiente desde hace algunos días, lo he dedicado a llorar, pero no cuatro lagrimas, creo que esta vez he batido mi propio récord, he rozado los 5 mililitros por metro cuadrado durante un par de horas, ¿que como se la cantidad? Porque he llorado encima de un vaso medidor de esos de cocina.

Ya se que no soluciona nada, pero es inevitable que se forme ese bolo en la garganta que te dificulta hasta el respirar y ha sido acabar de llorar, lavarme la cara y arremangarme para empezar a buscar soluciones.

La primera, voy a seguir con mi paseo bicicletero a las mañanas para seguir tomando cafe con mis amigos del desayuno y cuando ellos se vayan a currar yo me vuelvo a casa, de esta manera hago ejercicio y me obligo a arreglarme cada mañana.

La segunda, establecer una rutina que me mantenga ocupada el máximo de horas posibles porque en contra de todo lo que se dice, cuando la cabeza tiene demasiado tiempo libre se empeña en dar vueltas a cosas que solo hacen daño.

La tercera, disfrutar al máximo este in pass que la vida me ha regalado para hacer todo aquello que siempre he querido hacer y para lo que nunca he tenido tiempo.

Anuncios

11 comentarios en “Sobredosis de realidad

  1. Yo creo que esas lloreras son muy sanas y te dejan como nueva. Ahora que nunca se me hubiera ocurrido utilizar ese pluviómetro casero, eres ingeniosa hasta para llorar. Y una vez llorada, pues justamente lo que has decidido, bicicleta y a aprovechar para hacer eso que queremos y nunca podemos. (Y a mí también me da mucha felicidad cuando empieza el colegio, pero que mucha).

    Le gusta a 4 personas

  2. Los colegios se inventaron para que los padres pudieran respirar, lo de aprender es secundario, todo el mundo lo sabe.
    Me parece estupenda tu actitud y estoy de acuerdo contigo en que la rutina diaria ayuda, solo hay que confeccionar una a tu medida y listo.
    Besos.

    Le gusta a 2 personas

  3. Llorar es bueno cuando el alma amenaza con desbordarse. Llorar es limpiarse por dentro y dejar que el agua lo arrastre todo.
    Y la mala madre no es la que, agotada de dar tanto y a todas horas, se alegra de tener un poco de espacio y tiempo para ella, sino aquella que no sabe lo que es alegrarse porque jamás se ha ocupado de sus hijos.

    Le gusta a 2 personas

  4. Me gustan tres soluciones posibles, pero la tercera me emociona mucho más. ¡Mucho ánimo! Recuerda lo que dicen los que te siguen: llorar de vez en cuando no es malo, como tampoco es ser mala madre querer tiempo para ti. Un abrazo

    Me gusta

  5. Llorar es bueno, ayuda a soltar lo que teníamos acumulado y que no habíamos echado. Es bueno porque significa que sientes. Es bueno porque te acaba haciendo más fuerte. No eres mala madre, te entiendo perfectamente. Y si pensaras que sus vacaciones tendrían que ser de un mes, también. 😛 Me alegra saber que podrás hacer todo lo que no pudiste porque nunca tuviste tiempo para ello. Aunque también te digo que seguramente vuelves a trabajar antes de acabar esa lista. Besitos tejas

    Le gusta a 1 persona

  6. De malas madres nada. Es normal, es mucho tiempo.

    Y lo de llorar, lo siento. Entiendo cómo estás, porque yo lo he vivido. Y aún ando intentando salir del bache. Así es que sólo decirte que uno de esos cafés lo tomaría contigo, y …. A vivir!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s