ya estoy aquí 

Ya he vuelto, con mi color característico post playero, color mercromina aguada, y con una tristeza inmensa porque me acabo de dar cuenta de lo efímeros que son los sueños, todo el año suspirando porque lleguen estos días de asueto y cuando quieres empezar a disfrutarlos ya han pasado.

He de confesar que no quería hacerlo, que mi cuerpo y mi mente por una vez, y sin que sirva de precedente, se habían unido negándose al regreso, cuando ayer hacía transbordo en Atocha para coger el último tren que me traía a casa tuve que hacer un enorme esfuerzo para no ponerme a llorar como una niña chica, a patalear y a gritar con rabia negándome a entrar en el tren. 

  
Sentada encima de mi maleta en el andén sopesaba si debía subir esas escaleras o tirarme a las vías, un fogonazo me instaba a ponerme en pie y caminar hacía otro lado y desaparecer, esfumarme, como esos que van a por tabaco y nunca vuelven, pero me faltaron pelotas para hacerlo, subí las escaleras y ocupe mi asiento, una vez más hice lo que todo el mundo esperaba que hiciera, volver.

La parte positiva del regreso es que traigo las ideas más claras: 

He interiorizado que mi vida es un desastre y que no tiene solución, que mi trabajo es otro desastre y que tampoco tiene solución, que es época de cambios y que si no me remango yo, nadie lo va a hacer por mi, 

He confirmado un año más que lo único que quita la sed es una cerveza bien fría, he renovado votos con ella y he ampliado el círculo de amores de verano hasta convertirlo en un trio, me encanta la cerveza en todas sus versiones y las aceitunas que la acompañan, también en todas sus versiones.

Me he dado cuenta que he nacido para ser rica, para tener que ocuparme solamente de la postura en la que voy a tomar el sol, que reúno todos los requisitos para ello excepto el del dinero.

Fruto de la lectura he llegado a la conclusión de que soy tóxica por los cuatro costados, pero no pasa nada, porque todo el mundo que me rodea es igual de tóxico que yo, que todo lo que me pasa no es por culpa del mal karma es por gilipollas y que ya los romanos y los egipcios hacían camping a su manera.

Me he aprendido la teoría del “intenta vivir lo mejor que puedas” al dedillo: 

lo importante es mantener una actitud positiva cada día, yo la completo con un: el problema está en encontrarla cada mañana.

Unas estadísticas que no han disminuido puede ser el principio de una actitud positiva.

Contar como me quemé  el dedo con cera depilatoria caliente a las dos horas de comenzar las vacaciones por ahorrarme unos euros en una esteticista, no es el principio de ninguna actitud positiva, es la consecuencia de ser una rata.

  
El caso es que he vuelto y créeme si te digo que no las tenía yo todas conmigo de hacerlo…..

Anuncios

28 comentarios en “ya estoy aquí 

    1. Ayer me sonreía acordándome de tu libro y del par de capítulos que tengo pendientes.
      Tu libro por fascículos es un punto importante en la búsqueda mañanera de la actitud positiva del miércoles. 😉
      Si te pierdes, estamos en Atocha tomando un café, paga paseando por la vida 🙂

      Le gusta a 2 personas

      1. Es casi lo único que hago ahora, en verano, publicar cada miércoles el fascículo correspondiente… aunque eso supone echarle un poco de morro, que ya lo tenía escrito de antes 🙂
        Esa idea de perderse… la tendré en cuenta. Ya nos vamos perdiendo y encontrando, que de eso se trata.
        Un beso enorme.

        Le gusta a 1 persona

  1. Tejas, dime tú qué mejor motivo para volver que todo el cariño que te damos tus fieles seguidores!! Te hemos echado mucho de menos!!! Y si piensas hacer alguna barbaridad por Atocha, avísame para que salga en tu búsqueda y te rescate. Ya te pago una sesión de depilación y las cervezas que hagan falta. Y me alegra mucho verte por aquí. Tu vida y tu trabajo no son un desastre, simplemente se han torcido un poco las cosas en el mismo momento. Hay mucha gente a tu alrededor que te quiere, tus hijos te adoran, y estoy convencido de que hay montones de empresas que te rifarán cuando reciban tu CV. Eres una mujer estupenda, una profesional de bandera, una madre diez y una persona encantadora (con todo tu genio y eso, pero encantadora).
    Sólo tienes que tener claro que vales mucho, y que somos muchos los que te queremos.
    Te mando un millón de besos mágicos. Y un abrazo de los que reconfortan.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hay una de tus frases que me recuerdan mucho al título de un libro en el que también aparecen las palabras karma y gilipollas. ¿Te referías a ese? Si es así, ya me dirás si pinta bien. 😁. Y si es así, eres un hacha con los juegos de palabras.
    Bienvenida.
    Me alegro de volver a tenerte cerca 😊

    Le gusta a 1 persona

  3. ¿Que tendrán las vacaciones que uno acaba deseando no volver? Te entiendo, aunque si no hubieras vuelto nos habríamos quedado sin tus entradas. Se extrañaban tus post en mi lista de lectura. Bienvenida, tejas 😊

    Le gusta a 1 persona

  4. Tejas, ¡Déjate de pamplinas que ya era hora de que te tuviéramos presente!
    Olé qué entrada más cojonuda (o chochuda si me permites la expresión no machista).
    Pero que sepas que, dios, en el supuesto de que existiera e hiciera lo que dicen que hizo, se lo curró séis días y sólo descansó uno. Supongo que después se iría a engendrar nuevos mundos por ahí. Y supongo también que tuvo su momento de flaqueza en Atocha, como tú. Pero aquí nos tienes, disfrutando de su obra, insisto, suponiendo que le atribuimos esta obra.
    Pues lo mismo nos pasa contigo, al menos a mí.
    Piénsalo positivamente: las cervezas se beben en cualquier tiempo y lugar. Yo, sin ir más lejos, me acabo de comprar unas Staropramen en el Alcampo que me las voy a apretar en cuanto estén frías. ¡Y eso sin estar de vacaciones! ¡Porque yo lo valgo, a pesar de lo que digan los análisis!
    Y si por si acaso te sientes flaquear de nuevo, aquí te ofrezco mi hombro para que llores, te apoyes… o simplemente lo cargues con un saco de cemento de 50 kilos.
    ¡Gracias por estar de vuelta con tus fantásticos relatos!

    Me gusta

  5. Estás de vuelta. Y yo estoy muerto de la envidia porque aún no he tomado mi dosis de playa, arena, sal y sol.
    La “Estación de Atocha”. Todos tenemos una, o más de una, a lo largo de nuestra corta vida; estaciones que se tornan en complejas encrucijadas, y nosotros, sentados sobre nuestra maleta, grande o pequeña, que debemos cargar a cuestas pero con la gran incertidumbre del camino a seguir.
    En dos meses más estarás en otra estación de atocha, sentada sobre otra maleta más grande aún; ojala que para entonces ya tengas decidido el nuevo rumbo que debes tomar…….
    Es una alegría tenerte de vuelta porque resulta agradable y divertido leerte.
    Recibe un cordial y afectuoso saludo de tu amigo “elplayerofeliz”

    Le gusta a 1 persona

  6. Una alegría volver a leerte, se te echaba de menos mujer!!! 😀 Bueno debo decir que yo también estoy hecha para ser rica, tener una mansión dos tíos buenos que me abaniquen y me den masajes con el torso en bolas y para tener un marido futbolista, pero me quedo con el estoy hecha para aterrizar en la realidad de nuevo, al mundo en el que soy pobre 😉 Bienvenida de nuevo!!!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Si no has querido volver, quiere decir que te lo has pasado bien y eso ya es un punto positivo. Mira que hay muchas veces que las vacaciones son tan horribles que estamos deseando llegar a casa y eso si que es deprimente. Me alegro de tu vuelta, se te echaba de menos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s