D. Camilo y Oteliña

cela-y-oteliña-300x210

Me remonto al año 1986, cuando D. Camilo José Cela en compañía de Oteliña su negra choferesa, inician su segundo viaje por la Alcarria, que distinto del primero, que lo hizo  prácticamente a pie y con un hatillo colgando del hombro.

Con estos años y estas arrobas a cuestas, o a rastras, el paseo no he de repetirlo a mero pinrel, como cabe pensar, sino en más reconfortadora, saludable y placentera circunstancia: en Rolls, que es automóvil sólido y de fundamento, y con Oteliña al volante...”

hank66_1235541345_0

Este segundo ya lo hace montando en un Roll Royce descapotable y en inmejorable compañía, una diosa negra. Ella  silenciosa –por ser americana y conocer un castellano aprendido en México poco parecido al de Cela- y oscura –por su negra tez como la del personaje shakesperiano Otelo, de ahí el sobrenombre adjudicado por Cela a su conductora- , guapísima y misteriosa en su traje de “choferesa” diseñado por el modisto Elio Berhanyer.

Un marmitako D. Camilo? – toma claro!

Unas gachas D. Camilo? -como es de ley!

Quién no se acuerda de esas respuestas… que al final quedaron como chascarrillos que muchos contestamos cuando nos invitan a comer algo.

De vez en cuando, más de vez que de encuando, recibo un whatsApp que dice:

un café D. Camilo?

Yo no respondo, más que todo porque no me acuerdo de la frase que utilizó este Nobel de la literatura para aceptar la misma invitación que yo recibo y como si el que estuviese al otro lado de la línea lo supiera o en vista de que no le contesto, manda un segundo mensaje con la respuesta correcta

– por supuesto y mejor si es con unas olivas!

Y por más que hago memoria no me acuerdo que D. Camilo mezclase el café con las olivas y por más que busco no encuentro el video del anuncio, pero eso es lo de menos, lo que realmente tiene cachondeo es que el emisor del mensaje me llame D. Camilo, que sea la única persona que conoce la relación de este blog conmigo,  que fuera él el que me empujo a escribir y que toda nuestra relación se base en tomar cafés, que lo conociese más menos ese año en el que se inició el segundo viaje, que él sea como Oteliña con pocas diferencias, un hombre blanco siempre vestido de negro, guapísimo y misterioso, y como no, chofer profesional.

imagesAUO5BYRV

Ya sabes Oteliño tenemos pendiente un viaje a la Alcarria o a la luna o a donde a ti te de la gana, para así tener argumentos para seguir escribiendo, me lo debes..

“Oiga ¿y usted cree que Camilo se habrá tirado a la negra?” “No, don Gonzalo, yo creo que no”. Don Gonzalo es Gonzalo Torrente Ballester y la negra no es otra que Oteliña, la choferesa negra  vestida de blanco que ha conducido el coche de Camilo José Cela en su Nuevo viaje a la Alcarria. Los semanarios no hablan de otra cosa, recoge Olvido Betancurt en su sección Fideos con almejas.

PD si alguien consigue el video donde pueda constatar que no es esa la respuesta correcta que dio D. Camilo a una invitación a café se lo agradecería…..

Anuncios

12 comentarios en “D. Camilo y Oteliña

      1. Jeje, pones algo así: [BETA] pues…….. En el mundo de la informática algo que está en fase beta, es algo que no es definitivo, y puede sufrir alteraciones. 🙂 Perdona por mi arrebato informático, que hablo pensando que todo el mundo me entiende… 😛

        Le gusta a 1 persona

  1. Esto de las frases es muy curioso, hay cosas que se quedan gravadas en la memoria y salen cuando te dan la entradilla.
    A mi las frases que se me quedan son las de los chistes, en cuanto alguien dice una frase que pertenece a un chiste, yo la continúo. Claro que el que la dice no sabe que es de un chiste y cuando le contesto, no sabe ni de lo que le hablo. Necesito a una choferesa que me comprenda.

    Le gusta a 1 persona

      1. Cosas más raras se han visto y más cuando hay brujas de por medio (no va por ti ;), sino por las de Zugarramurdi). ¿No tendrás una cicatriz desde que eras pequeñita en tu costado izquierdo?
        Yo tengo una en el lado derecho, lo que significa que yo soy EL GEMELO SINIESTRO, y tú la gemela que acumula todas las cualidades y bondades. 😦
        Lo que me extraña es la diferencia en el color de pelo, pero… todo podría ser.
        ¿Has leído la trilogía del Baztán, de Dolores Redondo? Ahí se habla mucho de tradiciones y mitología vasconavarra y seguro que podemos encontrar una explicación a “LO NUESTRO”.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s