Eres búho o alondra?

despertadorMis despertares siempre son iguales, cuando el pi-pi, pi-pi, pi-pi…… suena me cuesta una barbaridad abrir los ojos, supone un esfuerzo tremendo mirarme al espejo antes de salir al mundo para enfrentarme a los dragones sin haber conseguido deshacerme de los ojos hinchados y las ojeras que delatan mi falta de sueño.

Y cada mañana me prometo a mí misma que  en cuanto mande a los chicos a la cama me voy a dormir pero nuevamente llega la noche y mi cuerpo se despereza y comienza su hiperactividad secreta, pienso en todo lo que he hecho durante el día y no consigo explicarme como no caigo derrotada en el sofá y busco una explicación al porqué me cuesta tanto abandonarme en los brazos de Morfeo, pero como cada día a modo de pescadilla que se muerde la cola, cuando todos están en la cama saco el puzle de un par de miles de piezas, o el libro para leer sin ser interrumpida cada 3 minutos con un – “mamaaaaaa!!!!! O por el silbido de la olla, la hoja en blanco de wordpress….o cualquier otra actividad que acabará a las tantas de la madrugada diciéndome a mí misma, una pieza más y lo dejo, un capítulo más y lo cierro o una frase más en el borrador y lo guardo, para a la mañana siguiente cuando el despertador suene seguir sin encontrar la tecla que ponga en ON mi cuerpo.

Como todo en esta vida, esto también tiene que tener su explicación científica sólo es cuestión de buscarla y como el que busca al final encuentra he dado con un estudio que trata sobre este tema y descubro que, entre un millón de clasificaciones que utilizan los pensadores para catalogarnos a las personas, una de ellas es según nuestro reloj biológico y nos diferencia en dos clases:

buho o alondra

Los búhos y las Alondras.

Los búhos nos llaman a los que a la noche tenemos un nivel de actividad superior y nunca nos llega la hora de irnos a la cama, los que amamos estar despiertos por la noche para contemplar la cara lavada de la luna pero tenemos unas mañanas terribles a diferencia de las Alondras que en cuanto ven un rayo de luz se apodera de ellos una energía desorbitada que les va desapareciendo a medida que los rayos solares se apagan por lo que para las diez de la noche necesitan descansar porque su cuerpo ya no les sigue.

Estas preferencias por la mañana o por la noche también nos afecta al peso, a la fertilidad, a los niveles de dolor…. y como no a la personalidad.

Según este estudio Las alondras son más realistas y más racionales, se acomodan a la nueva información adquirida en su forma de ver el mundo, son más rígidos, respetan y prefieren las normas tradiciones y costumbres sociales por lo que son más conformistas además son más fértiles, tienen un mejor control de sus impulsos y toman más conciencia de las cosas.

Por el contrario los búhos, somos más de datos abstractos y simbólicos, más imaginativos, procesamos la información basándonos en parámetros afectivos, somos más emocionales y creativos, nos mostramos más reacios a seguir las normas y pautas sociales por lo que somos más discrepantes.

A pesar de que nuestra actividad cerebral es mucho más activa a las noches la mayor parte de los días tenemos que madrugar por lo que vamos en contra de nuestro ciclo natural y he aquí la explicación a lo que buscaba de por qué mi cuerpo no reacciona a la mañanas pero no sólo he dado con esta explicación a mis porqués sino que a modo de regalo he descubierto que los búhos tenemos más hambre y por lo tanto somos más gordos de lo que deduzco que los kilos que me sobran son por culpa de mi reloj biológico, da igual el régimen que haga, mientras no logre irme a la cama a las 10 de la noche no voy a conseguir deshacerme de ellos porque al final la culpa de todo la tiene la luna así que abandono la operación bikini a la espera de convertirme en alondra.

Pero no te creas que si naces búho vivirás búho y serás búho hasta tu muerte, que va! todos los adolescentes son búhos por naturaleza, después de unos años y por norma general son los hombres los que son más búhos debido principalmente a las hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona (como no) y por contra las mujeres más alondras, conforme avanzamos en la vida y nos vamos haciendo mayores todos tiramos a ser alondras y yo me pregunto si todavía soy una adolescente, si soy un hombre encubierto y lo desconozco o por alguna causa inexplicable tengo estrógenos y testosterona porque no hay manera de que me entre el sueño cuando cae la noche.

th8LKRNEFQ

y tu de quién eres de los búhos o de las alondras?

Anuncios

21 comentarios en “Eres búho o alondra?

  1. Jeje, qué buena entrada! Yo creo que soy un buhalondra, porque por la noche estoy hasta las tantas y luego por la mañana suelo saltar con la primera alarma del móvil. Aunque de unos meses a esta parte, me tengo que poner dos alarmas… 😛

    Tú lo que eres es una rebelde sin causa, que no quiere encasillamientos ni clasificaciones, eres diferente porque te apetece, y porque es lo que mejor te hace sentir.

    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Hace años una psicóloga que nos estaba dando un cursillo de estos para mejorar el rendimiento en el trabajo me habló de los búhos y las alondras (Fue lo único que se me quedó de todo el curso, así sería de interesante). Entonces no supe catalogarme. Ahora tu estupenda entrada me ha refrescado la cuestión, pero… sigo sin saber qué soy.
    Cada vez estoy más convencido de que a lo largo de mi vida he ido mutando, evolucionando o, más bien, involucionando hacia lo que soy hoy en día.
    Hace años podría decir que era búho, me gustaba estudiar por la noche hasta la hora que fuera, trasnochaba más, estaba más activo cuando caía la tarde. Después pasé a ser alondra, quizás a la fuerza, porque al final uno se acaba acostumbrando a los madrugones para ir al trabajo como el burro se acostumbra a dar vueltas a la noria. Pero ahora, y supongo que esto es lo original, ya no soy ave, sino mamífero…
    He pasado a ser ¡¡¡¡¡PERRO!!!!!
    Porque ni estoy activo por la mañana, ni lo estoy por la tarde/noche. ¡Es que no me apetece hacer nada de nada!. Ahora aprecio en lo que valen los 5 minutos que me quedo en la cama tras sonar el despertador, a la que tengo ocasión me pongo en horizontal a practicar la siesta, al menor síntoma de sudor me siento a que se me pase… Y como siempre, todos me dicen “¿Será perro y vago?, pues digo yo que de búho y alondra he mutado a perro. La única pega es que no me da la espalda para entretenerme, como hacen los canes, tumbados a la sombra patas arriba lamiéndose el ….. ¡No lo digo! ¡No lo digo!

    Le gusta a 2 personas

    1. dilo, dilo…. jajjajajajaj
      de todas maneras sigo buscando a ver si encuentro un estudio que clasifique a los humanos con algún mamífero aunque me da un poco de miedo, que hago si en este estudio me identifico con un cachalote??? tendría que empezar de nuevo con la operación bikini y ahora que la he abandonado me da una pereza….. casi lo dejo así, tu perro y yo búho!

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡EL PIJO!
    Hay un refrán que dice “Cada buey se lama su pijo”, pero en los bueyes lo veo un poco complicado. Para eso están los perros, verdaderos contorsionistas (o bien dotados, porque ya se sabe que si Mahoma no va a la montaña, cabe la posibilidad de que la montaña vaya a Mahoma)
    Y si nos tienen que llamar cachalotes pues… ¡Fuera complejos!
    Un famoso modisto francés dio aquello de …”La lorza es bella” (Creo que la cita era así 😉

    Le gusta a 2 personas

  4. Pues yo soy alondra sin lugar a dudas. Me encanta disfrutar de las mañanas que es cuando estoy más activa. En cuanto veo un rayo de sol se me alegra la cara. Y si no me acuesto a las 10 de la noche es porque parece que no pega, pero a veces lo hago y me voy a la cama a la hora de los niños. Mira que bien, todos en la camita tan agustito.

    Me gusta

  5. Yo siempre fui buho. Trabajé unos cuantos años en un pub, podía estar trabajando de 23.00 a 06.00 y luego seguir de fiesta hasta acabar almorzando paella perfectamente. Ahora, me haces madrugar y me has matao. Por la mañana tengo una pereza terrible, y a medida que avanza el día voy espabilando. Bueno..mira la hora que es, es mi hora favorita de hacer cosas así que,por aquí estoy, haciendo el buho.

    Le gusta a 1 persona

  6. Yo soy alondra, prefiero madrugar a trasnochar y me encanta levantarme cuando todos están durmiendo para estar un rato sola. Pero no me veo muy reflejada en la personalidad de la alondra, además tampoco soy delgada. Madrugo como una alondra pero con cuerpo de búho.

    Le gusta a 1 persona

  7. Jajaja….soy búho sin lugar a dudas…no sé si el peso, las hormonas o los pepinillos en vinagre son los responsables…pero yo a partir de las 10 de la noche cuando todo está en calma yo quiero estar despierta para disfrutar de ella.
    Un factor importante de ser búho es ser madre…o aprovechas que tus hijos están en la cama o no puedes disfrutar de nada sin interrupción….y creo que eso es lo principal…quiero tiempo para mi y nada más.
    Besazos guapísima!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s