Cada uno a su bola

einstein

Llevo un tiempo realizando un estudio de estos que hago yo que no tienen validez en ningún lado y que no es representativo de nada pero que me encanta hacer desde hace un montón de años y que pueden tratar los temas más disparatados y estúpidos del mundo o curiosidades, dichos y diretes que nunca sabes si son ciertos o no, es mi particular manera de perder el tiempo intentando buscar la respuesta a los porqués, experimentar en carne propia si lo que se comenta en los mentideros es verdadero o falso.

verdades

Estos últimos meses llevo un montón de confirmaciones sobre dichos que han resultado VERDADEROS como:

– nada es para siempre
– todo principio tiene un final
– los finales felices son cuentos inacabados
– estar 90 días seguidos llorando no soluciona nada además de tener unos efectos secundarios devastadores….

De mi ultimo FALSO ya no me acuerdo después del fiasco con el vinagre y las pecas no tengo recuerdo de otra decepción tan grande a no ser el rapapolvos de mi amigo “la crisis de los 40” por decir la banalidad de que los hombres son como el parchís, que cuando se comen una les encanta contar 20….. parece que esto también es falso.

matriculas

Existen otros que necesitan de años de comprobaciones, como el que estoy llevando a cabo desde hace no se cuanto y que trata de demostrar que es verdadero que para mantener la agilidad mental es bueno ir sumando los números de las matriculas de los coches vez que sales a la calle, este lo acabaré cuando cumpla los 80 y he de reconocer que se ha convertido en todo un vicio y en objeto de competiciones con mis hijos para ver quién lo hace más rápido.

Este del que os voy a hablar hoy busca las posibles causas que hacen que cada mañana al despertar la mente afronte el nuevo día con distintas actitudes, el porque un día te levantas invadida por el espíritu de la alegría y al día siguiente por el de la tristeza, un día enfadada con el mundo y al siguiente encantada con todo lo que te rodea…..he desechado todo tema alimenticio tras comprobar que ni una sobredosis de azúcar te asegura un despertar feliz ni un plato de borraja un día gris, han quedado descartados también los sueños o acaso nunca has tenido un día glorioso tras haber pasado una noche rodeada de tus peores pesadillas y si puedo decir que el tiempo, climatológicamente hablando, influye pero sólo lo que nosotros le dejemos hacerlo.

Están los días Zen donde todo todo es paz y armonía, ese día sustituyes los chillos por la comunicación, explicando el budaporqué y para que en vez de -“porque te lo digo yo” , vas repartiendo abrazos, regalando besos y dejando a cada paso una estela de paz. Creo que he tenido tres días de estos en el ultimo año, ya me gustaría a mi tenerlos de manera permanente y no será porque no pongo incienso y un buda que dicen que transmite serenidad o por no tener en cuenta las indicaciones del Feng Shui a la hora de ubicar muebles para que fluyan las energías positivas, aunque lo único que consigo son protestas de todos en casa por creer, según ellos, en estas chorradas, pero a mi me da igual sigo en mi empeño de ser Zen.

grisOtros días se caracterizan por la ausencia de color, son los días grises de una mujer gris, ya os he hablado de ellos en este post: https://etiqueta41.wordpress.com/2015/04/09/gris-oscuro-casi-negro/, estos los odio, soy incapaz de tener un pensamiento positivo, todo me da igual y me pego las horas suspirando porque llegue pronto la hora de irme a la cama.

Y están los  días como hoy en los que me levanto poseída por el espíritu de la mala leche, estoy tan enfadada con todo y con todos que lo único que soy capaz de hacer es gruñir, ese !Grrrrrrrrrrrrr¡ que sale de mis cuerdas vocales y que hasta a mi consigue asustarme es toda respuesta que obtiene la gente que me rodea. No tiene una explicación lógica, no ha pasado nada que justifique este comportamiento y que no se me queje nadie que la que más padece por este estado de ánimo soy yo que me toca aguantarme las 24 horas y mira si sería fácil echar la culpa a la revolución hormonal o a esta situación de mierda, sería lo mas sencillo para salir absuelta de mis malos modos y maneras  pero no voy a perder el tiempo intentando justificar lo injustificable.

Después de mucho tiempo doy por finalizado este estudio teniendo que concluir que no he dado con la explicación lógica a este porqué y que tendré que seguir despertándome a las mañanas con la obligación de averiguar de que manera toca enfrentarse al mundo porque es este aspecto la cabeza va a su bola.

actitud

Anuncios

10 comentarios en “Cada uno a su bola

  1. Pues tienes toda la razón. Yo a veces me levanto más tristona y no lo entiendo. Por suerte “nada es para siempre”. Ehhh, cómo hilo!. Aquí te dejo una frase que me hace mucha gracia: “puede ser cierto y no haber pasado”. No se si esta tiene estudio posible.

    Me gusta

  2. Esos días grrrr desde que te levantas podrían ser el resultado de muchos días psssss y algún que otro ajá. No te preocupes, no son malos los días grrrr, a no ser que tus jornadas sean como los días de la marmota. Aún así, estoy con eldiariodesensi.wordpress.com , nada es para siempre. Ánimo

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s