He de confesar…

pelirroja 2
He de confesaros que, por el hecho de tener la edad del licor “43”, que por ser madre de 3 aburrescentes que consiguen crisparme los nervios y por tener un estado civil indefinido en este momento, me he estado permitido una serie de licencias que no van con mi carácter, eso de bucear en las profundidades de la vida buscando el cofre del tesoro que contiene las respuestas a todos los porqués para después intentar contároslo no va conmigo, primero porque no se hacerlo y segundo porque soy mucho más normalucha, soy más mujer de andar por casa con una vida tan simple como el mecanismo de un lápiz

plañideras

Soy una chica atrapada en un cuerpo y en una vida de mujer madura, que cada mañana se levanta con la preocupación de si el bocata de lomo que devoró la noche anterior se habrá transformado ya en un nuevo pliegue en la tripa  o si las patas de gallo siguen en el número 32 o ya calzan el 33, que se jura y perjura que el lunes empieza un régimen super mega estricto y que se da de cabezazos porque la gente normal en estas situaciones adelgaza porque se le quita el hambre y a ella le da por comer como si no hubiese un mañana, preocupaciones banales que le duran lo que le cuesta a la ducha terminar de despertarla.

Que cuando ya tiene las neuronas caladas de agua, las sonrisas de la tripa o las patas de gallo son desbancadas por la preocupación que le produce el que le sobre mes a fin de sueldo, o el recitar de tirón, como si de la lista de los reyes godos se tratase, todo lo que tiene por delante…pliegue

Que todo lo anterior se le olvida cuando toca despertar con mil besos a los chicos que como están en esas edades tan complicadas donde los besos maternales es de lo peor visto, este se convierte en el único momento del día en que puede achucharles, justo antes de que esa conciencia adolescente tan insoportable tome el mando de nuevo en sus cuerpos.

Que todos los días se ríe escuchando a Nuria Roca en su programa de radio de Melodía FM mientras desayuna, durante el reparto de los retoños y cuando cambia de vehículo (del coche a la bici) para la media hora de pedaleo atravesando la ciudad, hasta el trabajo.

Que saca chispas al café mañanero, en el bar de siempre y con los de siempre: los joyeros, la encargada de la perfumería, el camarero, la diseñadora gráfica….y ella, un café que sólo dura un cuarto de hora pero que da para mucho.

cartel-mujer-sin

Que siempre ha creído en la independencia que da “Santa Nómina” y no sólo hablo de la económica, también esa que te permite tener tu otro mundo al margen en el que tienes nombre y apellido, en el que dejas por un rato de ser la mujer de o la madre de.

Que hace de taxista para los suyos y no siempre de buena gana, muchas de las veces mete primera mientras se caga en los muertos de fumanchú por tener que salir de casa a esas horas y que si se descuía  también la ponen de criada y que a pesar de no haber ganado masterchef regenta un restaurante con cuatro estrellas que su hija le ha concedido. Las ha dibujado, recortado, pintado de dorado y pegado en el frigorífico, !el mejor premio! y es que hay que reconocer, sin querer pecar de vanidosa, que esos macarrones con tomate y esas pechugas de pollo empanadas son insuperables….

estrellas

– Y que cuando al fin todos duermen, enciende el ordenador y le habla a una pantalla

y todo esto  me convierten en una mujer del montón, sin grandes pretensiones y sin mas ambiciones que despertarme cada mañana y disfrutar de los sabores agridulces de los días…

verdadera

Anuncios

8 comentarios en “He de confesar…

  1. Una mujer del montón? No creo en esa falsa modestia que nos concede de manera regalada una creencia incierta de que se es hipócrita por decir que se es excepcional en algo. Pues a mí me parece que todos somos excepcionales en algo, y sinceramente, no pasa nada por serlo. Pasa cuando nos negamos esas posibilidades para estrellarnos en la mediocridad que nos llega desde fuera por los mediocres que nos bombardean día tras día para que no despuntemos con nuestros talentos.
    Simplemente poder hacerse con las riendas de tres “aburrescentes” (me ha encantado la palabra ;P) ya es una auténtica heroicidad. Pero hay mas.
    Felicidades por el post, y por tu blog.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Juan Carlos,
      No es falsa modestia, no soy excepcional en nada pero tampoco es algo que me quite el sueño.
      Me alegro que te haya gustado la palabra para denominar a los trolls que tengo en casa, y si quieres la podemos compartir, ya es mitad tuya… jajajajaja
      Muchas gracias por perder tu tiempo en este blog.
      un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Hola de nuevo.
        Me parece muy importante como nos hablamos, es fundamental para como luego actuamos. No me refería a que tú personalmente poseas esa falsa modestia, pero el mero hecho de tener esos tres seres a tu cargo, y sacar algo de tiempo para escribir un blog como el tuyo, y además muy bien escrito, en sí mismo a muchas personas ya les parece excepcional, por tanto hay que categorizarlo como tal. Al menos desde mi punto de vista.
        Por cierto, no pierdo el tiempo, lo empleo 😉 y en el caso de tu blog, lo disfruto.
        Gracias de nuevo.
        Abrazo ;))) Me quedo con esa mitad que me concedes de “aburrescentes”

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s