Un regalo para tí

regalo

Dadas las circunstancias que me han arrollado no he podido darte el regalo que había debajo del árbol para tí, a pesar de estar fuera de plazo…..
Aquí va vuestro merecido regalo de navidad por permitirme estar a vuestro lado otros 365 días más, por seguir leyendo la pesarosa vida de estas chicas tan pesadas, por los mensajes de ánimo en los malos momentos y las carcajadas en las situaciones rocambolescas en las que se ven metidas, por escuchar una y otra vez sin pestañear ni gruñir mis cafés express, por ejercer de psicoanalistas y hacerlo tan bien, por todo esto y muchas cosas más que se quedan en el tintero os merecéis este regalo, busca porque lo encontraras agazapado entre estas líneas esperando ser descubierto, una vez lo tengas entre tus manos no tienes más que tirar de una esquina del lazo que lo envuelve y dejaras al descubierto una enorme caja llena de abrazos y sonrisas de agradecimiento.

Y es que ya empiezan a ser muchas entradas, muchos momentos compartidos con vosotros donde he ido descubriendo que, lo que en un principio pretendía ser un cuento de princesas nunca fue cuento y mucho menos de princesas, nunca hubo ni hadas, ni caballero, ni caballo que corran a salvar a una dulce dama de las garras de una bruja mala, nunca ha tenido tapas coloridas y nunca acabará con un “fueron felices y comieron perdices”, al final ha resultado ser una novela gris sobre una vida gris, una historia plana repleta de renglones torcidos donde sus protagonistas luchan por encontrar su bolígrafo de gel verde.

Mis chicas salieron a la luz aquí y aquí han ido creciendo hasta alcanzar la madurez, aquí se están haciendo viejas día a día y probablemente mueran aquí fruto de un punto y final y mientras esto sucede siguen viviendo en el picassiano edificio de la avenida de los hemisferios escalera derecha y escalera izquierda. Vale, he de reconocer que son un poco pesadas e incluso plastas pero son divertidas, la mayoría de las veces nos hacen reír con sus historietas (todas verdaderas) y llorar con sus penas y si he de ser sincera ya no podría vivir sin ellas, sin La Diva, esa mujer sin problemas que sonríe todo el rato y que se viste sólo con boas, sin Vany y sus labios rojos y su lucha constante por deshacerse de sus turgentes lorzas …., sin Mum y sus chicos, su cocina de autor, su plancha de diseño, sus pos-it de colores… al final las quiero a todas, bueno a todas no, a La Vieja conciencia no la quiero, la odio porque me encantaría hacer lo que me da la gana cuando me de la gana sin que una voz chillona en mi interior me grite sin descanso lo mal que estoy haciendo las cosas.

Vuestros regalos los recibo todos los días en forma de historias con protagonistas escondidos detrás de un apodo, gente que como yo no sabe qué hacer con las toneladas de pensamientos que le fluyen en la cabeza, gente a la que nunca conoceré en persona pero que seguramente conozco mucho más que él/la que tiene al lado, son amigos on line, amigos al fin y al cabo que se encargan de llenar mi, hasta hace poco, solitaria bandeja de entrada.
Tarde y mal pero aún así déjame que te desee un Feliz Año.

Anuncios

3 comentarios en “Un regalo para tí

  1. Poco a poco te voy leyendo y cada vez me alegro más de seguirte. Quizás pueda parecer que tras el corazón de una mujer es imposible que se esconda lo que tras el corazón de un hombre. Por eso me asombran tantas coincidencias ¿A ver si va a ser que antes que hombres o mujeres somos personas, espíritus inquietos? Me quedo con el último párrafo. “toneladas de pensamientos que le fluyen a la cabeza”.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s