Amiga

He disfrutado de quizá, el mejor fin de semana desde hace al menos 20 años, un fin de semana de chicas, a 100 kilómetros de mi casa, sin hijos, sin marido sólo unas amigas y yo, alcohol, tabaco y hasta algo de marihuana.

La ocasión lo merecía, la boda a sus 50 años de una gran persona, con un corazón generoso y tan grande como pocos, es de esas personas que entraron en mi vida cuando tenía el cupo lleno de amistades pero se ha ido abriendo paso sigilosamente, sin darme cuenta. No he conocido a nadie tan antagónico a mi, la «tipa» se abre en canal y tiene la capacidad de sacar todo lo que tienen en su interior sin miedo a que le ataquen, es de esas personas que dan todo y ahora tocaría escribir «sin nada a cambio» pero es tan real que también espera que le des todo a cambio.

Ella y sólo ella me saca de mi zona de confort cada 10 minutos, consigue que asome mi lado más tierno y también el más odioso, me hace sentir la mujer más lista y guapa cuando yo me siento la más tonta y fea, ha conseguido subir mi autoestima por encima del nivel 0 y lo más increíble es que me ha hecho sentirme querida cosa que me asusta porque me hace pensar y preguntarme ¿qué tengo que nunca me he sentido así?

Como «roja» que soy te doy la enhorabuena «camarrada«, enhorabuena por tu boda, por esa felicidad que tanto te mereces, por esa celebración tan llena de magia.

Y como de bien nacidos es ser agradecidos y no hay nada que me guste más que el refranero español por todas las verdades que guarda GRACIAS, gracias por dejarme pertenecer a tu clan, por darme aquella oportunidad que sigues renovando cada año a pesar de las cagadas, gracias por dejarme ser mujer y sólo mujer durante un fin de semana.

Se vende

Tal es el desparrame y descontrol que tiene mi cuerpo que ya ni le miro ni le hablo, he decidido que voy a dejar actuar a las hormonas hasta que se saturen de lo que sea que quieran y cuando ya estén rendidas y caigan agotadas entraré con toda la caballería de verduras y caminatas para recomponer lo que quede en pie del desastre que auguro.

Hay pantalones que se han convertido en asfixiadores profesionales y que voy a vender, camisetas que pretenden ser una segunda piel y que van directas al escaparate, blazer que me estaban estupendas y que por arte de birlibirloque han encogido de cintura….. y en esas me encuentro, sacando ropa del armario, desnudándome, vistiéndome, mirándome en el espejo conteniéndome las lágrimas para a continuación volver a desnudarme y volver a ponerme el chándal de los chinos cedido por todos los lados, saco foto a la ropa y la subo a la plataforma para venderla cuanto antes para, además de sacarme 4 pelas, dejar atrás el pasado y empezar a aceptar el presente.

Camino por casa buscando otras cosas que vender además de la ropa, le he cogido gustillo a esto de dar una segunda oportunidad a todas estas cosas que acumulamos y que hace tiempo que no utilizamos, me uno al movimiento de intentar hacer un mundo colaborativo y más sostenible, al lema de «lo hecho, hecho está» en pro de un consumo más sostenible y sopeso si vender la casa entera, subirla tal cual está a la plataforma con todos los bichos vivientes que viven dentro aunque creo que sería menos trabajoso vender mi vida.

Cojo el móvil y escribo el anuncio: Se vende vida, vida muy vivida, vida aprovechada y ahora un poco cansada, vida con trabajo estable que da para vivir 20 de los 30 días del mes, vida madura, construida sobre una base de cimientos fuertes con piso pagado y una necesidad imperiosa de reforma, vida con familia numerosa que da mucho trabajo siempre y alguna satisfacción de vez en cuando, se vende vida con todos los integrantes en el nido y sin mucho interés en volar, vida con pareja estable y un perro que no ha conocido otra familia en su perra vida, se vende vida con las 3 «b»: vida buena, vida bonita, vida barata, se vende vida por aburrimiento de la dueña de vivirla, por la monotonía del día a día porque es como la vida de la marmota, interesados mandar un privado, precio a convenir, se admite trueque por otra vida, abstenerse agencias y alcahuetes


Imaginación versus realidad

LO QUE ME GUSTARIA QUE FUESE

Salgo de trabajar, son las 8 de la tarde y lo único que me pide el cuerpo es llegar a casa, quitarme la pintura de guerra con la que todas las mañanas tapo mis mil y un defectos, encasquetarme el pijama/ropa vieja talla XXL que no aprieta por ningún lado, hacerme un bocata de tortilla de atún en media barra de pan (con currusco) y dejarme abrazar por el viejo sofá que tantas alegrías me da.

LO QUE EN REALIDAD ES

Salgo de trabajar, son las 8 de la tarde y camino los 32 minutos que dista el trabajo de casa, me pongo la playlist «canciones que me encantan» para no pensar mucho y darle marcha al cuerpo que tengo que andar ligero, a las 9 p.m. empieza pilates, antes tengo que llegar a casa, limpiar mis pinturas de guerra y a la vez que me enfundo en unas apretadas mallas y una camisa holgada para tapar lo que las mallas prietas marcan solventar los problemas de turno:

vikingo 1: -«que hay para cenar?»

yo: -«tienes dos opciones puta mierda o mierda puta, lo que más te apetezca»

vikingo 1: -«crees que eso es una respuesta?»

yo: -«tu crees que es una pregunta teniendo el frigo lleno y 23 añazos? me voy al gym… con dios»

vikingo 2: -» no hay tinta para impresora»

madre: -» y????? no pretenderás que vaya ahora a comprar!!

vikingo 2: – «tengo que entregar mañana el trabajo de…..»

yo:-» eso es tu problema no el mío, haberlo hecho antes…. me voy al gym….con dios»

vikinga 3: -«me estoy preparando la ropa de mañana y no encuentro mis pantalones blancos vaqueros»

yo: -«estarán en el montón de ropa limpia y doblada que no has recogido»

vikinga 3:-«ya he mirado pero no los veo»

yo:»-y has tenido los (piiiiiiiiiii) de dejar el montón de ropa ahí, si cuando vuelva sigues sin recogerla la tiro toda al contenedor, te recomiendo que no me pongas a prueba».

La verdad es que lo escribo y suena más cruel de lo que en realidad es, llevan tanto tiempo escuchando las mismas respuestas a las mil y una preguntas que creo que lo hacen para saber que todo está bien, el día que la respuesta sea otra sabrán que algo no funciona.

También me suelen decir que me van a denunciar a lo que les suelo contestar que no veo la hora de coger el ebook y disfrutar de mi condena, todo el día tirada en un camastro de la celda, a mesa puesta y paseo diario, si mi máxima preocupación va a ser que libro leo ahora, por favor Sr. Juez condéneme a por lo menos 5 años y si puede ser sin visitas.

Llego a Pilates

Sólo ponerme enfrente de ese enorme espejo me mata, veo a mis compañeras y su reflejo es tal cual lo veo yo, estoy segura que mi trozo de espejo está distorsionado, quizá se quedaron sin material y se fueron a cualquier parque de atracciones a coger un trozo del «pasaje de los espejos» cogiendo por equivocación un pedazo del que que hace más pequeña y más ancha, si no no me lo explico.

Los 7 primeros minutos es calentamiento, que si cabeza arriba y abajo, hombros, brazos….. en esto no tengo dificultad ninguna, me sale bien y además como cierro los ojos no veo, el siguiente tramo es horroroso, da igual que sea con las cintas de gomas, la pelota grande, los balones pequeños, los discos resbaladores o las pesas, me siento como un cachalote cuando nos hace tirarnos al suelo y levantar las piernas «en mesa», estirar pierna derecha y brazo izquierdo a la vez que controlamos la respiración, alejamos los hombros de las orejas y ponemos los dedos de los pies estirados, vuelvo a cometer el error de mirar a mi alrededor y ver que bien y acompasado les sale a las demás y que descoordinados y desafortunados son mis movimientos, suelo pensar que si al menos fueran todos los demás jóvenes podría achacarlo a la edad pero hay varias que tienen que andar rondando mi edad sino superándome algunas y hasta las mallas les quedan bien.

Después de 50 minutos rebozada por el suelo como un San Jacobo y recordándome constantemente que es el último día que voy llegan los 5 últimos minutos de relajación, esos en lo que ponen música clásica de fondo, luces apagadas, tan sólo unos puntos azules de led que cubre la sala por completo a modo de estrellas y el toque final de un poco de ungüento de bálsamo de tigre en la frente, es aquí cuando comienza lo verdaderamente duro ya que tengo que hacer un enorme esfuerzo de no quedarme dormida y empezar a roncar como un hipopótamo, son las 10 de la noche y ya son muchas horas por el mundo.

Encienden las luces y hay que levantarse, suelo rodar como una croqueta para ponerme de rodillas y saco fuerzas de no sé donde para ponerme en marcha, me despido hasta el siguiente día mientras me pongo el abrigo y con el pensamiento de que ya me han visto el pelo.

Pero vuelvo, se que voy a volver porque es una promesa que me hice a mi misma, si no me cuido yo quién me va a cuidar? pero me consuela salir de allí con la firme decisión de no volver.

LOS VIKINGOS

La vida sigue discurriendo a toda leche, igual da que hagas yoga, pilates o te dediques a la vida contemplativa. Pasan los días, las semanas y los meses a una velocidad que asusta, ya he probado eso de gritar a pleno pulmón ¡parar el mundo que me bajo! pero no funciona, la gente levanta la cabeza de su móvil y me mira como si estuviera loca para a continuación bajarla y seguir en su metaverso, puede que nos les falte razón, quizá me falte algo de cordura, pero cada vez veo pasar las vacas que miran este tren a mayor velocidad y no me gusta la velocidad.

Cuando me pongo a pensarlo me siento como la abuela cebolleta, 50 castañas cerca de las 51!!!! no me vengas con que los 50 son los nuevos 40 o que los 40 son los nuevos 30, todas esas frases son pantomimas o consuelo de tontos dignas de Paulo Coelho al que no quito razón en muchas de sus reflexiones, pero es que te pones a vivir el día a día y cuesta una barbaridad ser tan positivo, tan esclavo de lo bello, tan excesivo, tan……. vamos que da mucha pereza leerlo.

Tampoco me sirve que los 50 de ahora no son los de antes, todos los órganos internos que al final son los que cuentan tienen los mismos 50 años que antes, te compro que no hemos vivido una guerra ni una posguerra, te compro que no hemos pasado hambre ni penurias ni nos hemos alimentado de patatas grilladas, pero, ¿acaso no nos estamos alimentados a base de mierda? Conservantes, colorantes, grasas saturadas malas…. Ni que decir tiene el tabaco, el alcohol el estrés… estoy convencida que nuestros órganos están ahora mucho peor que lo que estaban los de nuestros abuelos, gracias a la medicina vivimos más, pero, vete un rato al rincón de pensar y dime ¿crees que vivimos mejor?

Y no me quejo, descubrí hace unos años que una copa de vino cura muchos males y silencia los pensamientos que producen insomnio, me lo paso muy bien, tengo a los 3 vikingos en estado de crianza ya casi acabada, estoy en la última fase del proceso metida hasta el cuello para pagar matriculas de universidades, trajes de pasos de ecuador, salidas, cenas…..nada que no hayan hecho por mi en su día. Pero joder es que me cuesta eso de haberme hecho mayor sin sentirlo, me metí en esto de ser madre de una familia numerosa sin pensarlo demasiado y no he hecho otra cosa que trabajar, cuadrar horarios, intentar (sin conseguirlo) llegar alguna vez a final de mes, y no veo la hora en que los vikingos cojan sus Drakkars y se echen a la mar, que asalten sus propias  neveras llenadas con su esfuerzo y dedicación, vean que los calzoncillos no tienen vida propia y no tienen la capacidad de ellos solos ir a la lavadora ni por supuesto tenderse, recogerse y doblarse para depositarse en el cajón quedando a la espera de sostener de nuevo sus enormes huevos.

Me encantaría decir, pero mentiría si lo hiciese, que mis hijos son ejemplares, que ayudan en casa, que no les gusta la juerga, que comen con moderación, que recogen sus habitaciones y que mi casa está siempre como para salir en un reportaje del Hola, que no traen apenas a sus novias ni a sus amigos a las 10 de la noche de un día entresemana y que casi nunca me pillan sin sujetador tirada en el sofá con la cara lavada y el moño de cualquier manera.

También mentiría si dijera que esto no me importa ,que es más importante conocer las amistades de los vikingos que mi propia dignidad, esa que queda enterrada en el núcleo interno de la tierra vez que me toca levantarme del sofá para saludar y notar como mis tetas, en su día turgentes ahora me rozan la rótula y que ni echando los hombros para atrás logro salvar la situación, mira que les digo -¿podéis avisar??? Un whatsapp coño!!!!, un breve periodo de tiempo suficiente para dignificar mi persona, que os pegáis la vida con el móvil y para una vez que puede ser útil no lo utilizáis, ¿no veis que no tengo pasta para ir al psicólogo a desenterrar la autoestima?

Es complicado gestionar que has cumplido los 50 y no has conseguido ser una alta ejecutiva con falda estrecha, tacones altos y un salario astronómico, que tampoco eres el “cuerpo” más que todo porque nunca lo fuiste, que tu casa no es esa casa unifamiliar con jardín decorada al estilo escandinavo caro sino un 3º en un bloque de viviendas decorado con gangas del Lidl… que tus sueños de juventud se han reducido a la mínima expresión.

Arrancamos esta nueva etapa que la vida está para vivirla y también para sufrirla y yo sigo siendo muy vividora, muy sufridora y muy quejica.

Vivo???

Aquí sigo, en la misma posición que cuando lo dejé hace unos años – {¡cinco años ya!! joder que miedito me da esta velocidad}-.

Apoyada en la encimera de mi guarida – {la cocina} – haciendo tiempo mientras se cuece la pasta al dente, escuchando la radio, sin cigarro entre los dedos porque hace ya un par de años que conseguí dejarlo y trasteando en la tablet.

Mi color sigue siendo el rojo y me sigo acordando del capullo que se encargó de combinar ni adn y que me adjudicó el pelo de mi padre y el cuerpo de mi madre, ese capullo que me condenó a vivir siendo pelirroja, y como por arte de magia, o seguramente por haberle dado a algún sitio sin querer, se abre la aplicación de wordpress,.

Y ahí estoy yo, en modo casper, agazapada detrás de una imagen muy similar a como soy pero sin terminar de ser yo.

Decido abrir una botella de vino, ya es la 1,30 de la tarde y estoy de vacaciones, me porto bastante bien casi todos los días……pero la excusa con mas peso es porque para leer todo esto que escribí, o al menos mucho de ello, es imprescindible anular por completo el sentido del ridiculo……….

Llevo alrededor de media hora leyendo sin parar, escojo las entradas al azar, con algunas me río, con otras se me pone la cara como un tomate, revivo un montón de historias olvidadas y de sentimientos escondidos, la botella de vino esta por la mitad y como he decidido ser optimista la veo medio llena así que me sirvo otra copa y sigo leyendo.

Al cabo de una hora y mientras apuro la 3 copa me aburro de leerme, no deja de ser el día a día de una, por entonces cuarentaycasitodosmenostres, conviviendo con tres adolescentes, un marido y una pelusa ladrante que dicen que es un perro, una cúrrela por cuenta ajena a media jornada luchando por que el gobierno apruebe la reducción de los días del mes a 20 para poder poder llegar, de una vez por todas, a fin de mes y saber que se siente, una guerrillera del mundo laboral luchando contra la tribu de los millenians, excesivamente preparados pero sin experiencia, por una jornada completa con un sueldo digno.

Por muy optimista que quiera ser la botella está casi vacía y ese «casi» me sobra en la frase así que ……..estoy en condiciones de confirmar que la botella esta oficialmente vacía y que esto de escribir me gusta,

20 meses después…

Veinte meses después aquí estoy, me ha dado tiempo a tener dos embarazos seguidos, a separarme, divordiarme y volverme a casar, a escribir un par de libros, a estudiar y sacar unas oposiciones…

Jajaja ja!nada de eso ha ocurrido, en estos 20 meses de silencio no he hecho nada provechoso a parte de engordar unos cuantos kilos, hacerme un par de años más mayor y criar arrugas que se reproducen como los conejos.

Todo sigue igual, me sigue sobrando mes para tan poca nómina, sigo ejerciendo de burro de carga para llenar la nevera y que los vikingos la vacien en un asalto, de sirvienta y cocinera, de chacha y de chófer, de cajero automático, de ama de llaves y de sereno a las 5 de la mañana esperando que los «pequeños principitos» vuelvan a casa.

Sigo siendo la BFF(Best friend for ever) de una botella de vino en los momentos malos y de un cigarro en los de crisis, abandone a bolero (mi fiel amiga la bici) en una gasolinera una tarde de verano y desde entonces no la he vuelto a ver, me han nombrado animal en peligro de extinción los de greenpeace por ser la única ballena con bikini de rayas que queda en la playa y me han dado el premio «sancho panza» por ser la más fiel lectora y peor escritora de historias imaginarias de la tierra.

Vuelvo, que puedo hacer sino? Ahogarme en pensamientos y palabras que nunca escribo mientras camino los 10.000 putos pasos que recomienda la organización mundial de la salud y que no sirven para nada? Pues no! Aquí nos jodemos todos, yo escribiendo y vosotros leyendo.

Retomamos allá donde lo dejamos un 17 de marzo de 2017.

marrón oscuro, casi negro

Estoy reventada, me duelen los pies, la espalda, la cabeza y no es el virus de la gripe el causante de tantos dolores sino la semana agotadora que a dios gracias está acabando, la podría denominar como «semanita de mierda» ya que todos los días han venido con regalo, cada día desde el lunes hasta el jueves han traído su  correspondiente cajita con lazo  y todas ellas contenían «un marrón».

images-2

He hecho pleno igual que en una máquina tragaperras con la diferencia que estas odiosas maquinas te dan dinero y con mi pleno te dan un premio en una concurrida ceremonia donde van todos los nominados de la semana. He ganado el Oscar en la categoría de «la más gilipollas» y mientras lo contemplo y me tomo un te pompadour delgaxan plus asumo que nadie se lo merecía más que yo.

images

A quién hoy en día le hackean el ordenador del trabajo encriptando todos y cada uno de los documentos, quién es tan gilipollas como para no tener copia de seguridad, a quién le vacila un hacker pidiéndole 399 bitcoins y quién es tan nuevamente gilipollas como para mirar en internet si esa moneda es de Vietnam.

images-1En el discurso de agradecimiento por hacerme entrega de un premio tan merecido no he podido menos que mencionar al hacker, de acordarme de sus muelas y de sus muertos,  de desearle que todo lo que saque en bitcoins se lo tenga que gastar en medicinas y que siento una profunda tristeza por no conocerle ni tenerle delante ya que no hay nada que me gustaría mas que invitarle a comer el contenido de cada una de las cajas.

 

pliegues

Da la sensación de que, como hace algún tiempo que no escribo todo está bien, nada más lejos de la realidad, necesito mi sesión de diván más que nunca pero como las desgracias nunca vienen solas estoy sufriendo también el síndrome de la página en blanco por lo que por más que me ponga delante del ordenador no hay manera de escribir nada, quizá sea que me falta mi muso hace mucho tiempo o que ya no soy capaz de sentir nada y únicamente me dedico a vivir como un alma en pena, pero sea lo que sea lo que me está pasando hay que superarlo así que aquí estoy.

images3

Os podría hablar de mis nuevos pliegues adiposos que se están reproduciendo como los conejos, cada mañana me descubro uno nuevo y cada mañana me digo a mi misma que hasta aquí, no me gusta ni ver lo que veo y a pesar de eso me visto y salgo a la calle pero con la cabeza gacha, no tengo nada que me haga levantarla, a media mañana cuando el pantalón que llevo intenta asfixiarme me asaltan  las ideas asesinas pero me controlo y acabo comiendo una manzana que cae como una piedra en el estómago, a la hora de comer hago acto de contención y a media tarde me encuentro un poco mejor sin llegar a perder images (4.jpgdel todo la tristeza en la mirada, cuando sale la luna una especie de hastío me hace mandar todo a la mierda y acabo comiendo lo que en ese momento me apetece, pero lo peor es el momento del duerme vela, cuando apoyas la cabeza en la almohada y repasas el día y me doy cuenta que ha vuelto a ser un día de mierda, sin ilusiones, sin aspiraciones, sin motivo alguno para levantarme al día siguiente, pero da igual porque el despertador va a sonar a la misma hora y me levantaré y me tocará vivir un nuevo día sin vida.

Es la parte mala que tiene ser tan intensa, la capacidad de hacer de unos pliegues un mundo porque si me pongo a analizar la situación las cosas no están tan mal, el curro va bien, los trolls siguen tocando las pelotas inequívoca señal de que están rebosantes de salud, sigo llegando al día 20 del mes con algo de saldo en la cuenta y he escrito 400 palabras en esta entrada 🙂

buscando

No estoy de retiros espirituales ni me he olvidado de escribir, no es falta de tiempo ni tampoco falta de ganas o de ideas, mi ausencia se debe más a que he tenido que invertir todo mi tiempo y mi energía en buscar.

descarga.png

He dado vuelta a la casa, he mirado en todos los cajones, armarios, cajas.. hasta bajé a la cueva de los horrores vulgarmente llamado trastero por si estaban allí, pero no tuve suerte y sigo sin encontrar los 17 años que he extraviado.

Me dí cuenta de que me faltaban cuando un día al salir del trabajo me encontré esperándome a mi hijo conduciendo mi coche, la imagen de verlo al volante me heló la sangre, pero si era prácticamente ayer cuando le estaba dando el biberón y cambiándole el pañal, ¿¿que coño ha pasado?? no es un tópico ni nada de eso, estoy realmente preocupada porque, no es que él haya pasado del 1 al 18 en un plas , la razón de mi desazón es que para mi también han pasado y no soy consciente.

Me faltan 6.205 días, al menos he encontrado los dos últimos años aquí escritos,  me han ayudado a revivir los días vividos y que los tenía olvidados, de los 15 años restantes sólo quedan documentos gráficos, en papel los más antiguos y en digital el resto, que me demuestran que no estaban perdidos sino vividos demasiado deprisa y después de un atracón de momentos capturados he llegado a la conclusión de que quizá sea el momento de frenar un poco y empezar a disfrutar.

 

Reculando

Apenas acaba de comenzar el año y ya estoy sopesando si renovar la cuota del gimnasio, yo como siempre al revés del mundo,ahora que todo el mundo plantea sus objetivos para el año nuevo y acuden en masa a inscribirse en el Gym yo ya estoy reculando y es que estoy hasta las narices de hacer ese esfuerzo sobrehumano de ponerme el chándal cada mañana, de traspasar la odiosa puerta del gimnasio, de inspirar ese olor a sudor comunitario, de que se me pongan la cara roja a punto de estallar para que al final me siga sintiendo como una mujer colchoneta, un día hinchada a reventar y al siguiente deshinchada y fofa. No puedo con mi vida!!

images-1-2017

Lo bueno que tiene esto de cumplir años es que la lista de objetivos va variando y es que lo de estar más o menos bien me empieza a traer al pairo, ahora lo que más me importa es sobrevivir a un año entero con sus 365 días, acabarlo viva, y es que últimamente me está tocando ir a demasiados entierros y funerales de esos que duelen porque son  de gente de mi edad a los que un diagnostico de cáncer galopante  les deja apenas unos meses para despedirse de los suyos y eso acojona además de que te hace pensar y en eso he estado ocupando mi mente últimamente, en pensar, y tanto he pensado que he decidido que no voy a malgastar  mi tiempo en ir a un sitio que odio, prefiero mis caminatas2-2017 diarias bajo la lluvia, las visitas diarias al cementerio de la colina, el pasar lista a los «jubiletas» que están sentados en el banco para asegurarme de que siguen todos y el verles como se pegan codazos cuando asomo avisándose de que llega la «loca del pelo rojo».

Y que felicidad siento cuando salgo del «cubículo oloroso» con el papel de baja en la mano, y que poco me importa cuando nuevamente ponen mi foto en la pared como la socia que menos tiempo ha durado a modo de ejemplo de lo que no se debe hacer, me da igual, allí dejo a los cachitas y a las bollicaos que yo me voy con la manada de andadoras mañaneras solitarias a ver si me aceptan de nuevo.

Feliz año a tod@s!